El actual conflicto en Siria ha desembocado a partir de una supresión excesivamente violenta de manifestantes civiles por las fuerzas del Estado sirio en una guerra. Comenzando en marzo de 2011 el conflicto ha preocupado a la conciencia de la comunidad internacional.

La Liga Árabe, Unión Europea, Naciones Unidas y los Estados Unidos han actuando de forma individual, han tratado de animar al fin de la violencia a través de las técnicas de diplomacia política. Esto ha incluido llamamientos públicos de los líderes estatales y cada uno de los colectivos para que se ponga fin a la violencia y se reforme el proceso democrático en Siria. También han participado publicando resoluciones de condena a la violencia las Naciones Unidas y la Liga Árabe, el desplegando monitoreo y la presentando propuestas de paz […]

 

Lea el documento completo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone