Como estudiosos  de la abogacía internacional y penal, defensores de derechos humanos, expertos legales y personas que creen firmemente en el imperio de la ley y en la necesidad de su respeto en tiempos de paz y más aún en tiempos de guerra, sentimos el deber moral e intelectual de denunciar las graves violaciones, mistificación y la falta de respeto de los principios más básicos de las leyes de los conflictos armados y de los derechos humanos fundamentales de toda la población palestina cometidos durante la ofensiva israelí en curso sobre la Franja de Gaza.

También condenamos el lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza, así como cada ataque indiscriminado contra civiles, con independencia de la identidad de los autores, no sólo es ilegal según el derecho internacional, sino también moralmente intolerable. Sin embargo, y también incluido de forma implícita por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en su Resolución del 23 de julio 2014 a las dos partes en conflicto no pueden ser considerados iguales, y sus acciones – una vez más – que parecen ser de magnitud incomparable.

Lea el documento completo